Consecuencias de la diabetes a largo plazo

En otras ocasiones hemos hablado de las complicaciones de la diabetes y hoy queremos abundar un poco sobre las consecuencias de la diabetes a largo plazo. La diabetes es reconocida como una enfermedad crónica y el nivel de azúcar por encima de lo normal de forma mantenida tiene repercusiones negativas en tu vida.

Entre los problemas más comunes que genera la azúcar alta en la sangre de forma mantenida, y que son consideradas consecuencias de la diabetes, se encuentran los daños localizados en los ojos, riñones, nervios, piel, corazón y vasos sanguíneos.

Entre las consecuencias de la diabetes están los trastornos oculares

Estos se manifiestan como dificultades en la visión, sobre todo en la noche. La luz podría resultarle molesta para los ojos. La cusa fundamental está dada por el daño a los pequeños vasos sanguíneos de la retina, y se conoce como retinopatía diabética. Simultáneamente la diabetes puede aumentar el riesgo de padecer glaucoma, cataratas y otros problemas oculares.

consecuencias-de-la-diabetes
De ahí que resulta aconsejable que consulte al oftalmólogo frecuentemente, al menos una vez al año, pues si las afectaciones se detectan tempranamente y se trata oportunamente, pueden ayudar a evitar que empeoren.
Como siempre evitarlos es preferible a curarlos de ahí que resulta aconsejable que controle sus niveles de azúcar en la sangre, ya que la hiperglucemia y la hipertensión aumentan el riesgo de sufrir problemas oculares. De igual forma debe evitar hacer ejercicios fuertes tipo levantamiento de pesas o de alto impacto, como puede ser el fútbol americano o el hockey.

Consecuencias de la diabetes en la piel

Podrían aparecerle úlceras e infecciones en los pies y la piel, debido a que entre las consecuencias de la diabetes se encuentra el daño a los vasos sanguíneos y a los nervios, pudiendo conllevar la necesidad de intervenciones para la amputación del miembro afectado, en dependencia del grado de compromiso y contaminación que muestre.
En ocasiones el paciente no se percata de que tiene la lesión ulcerosa consecuencia de que tenga menos capacidad de sentir presión en los pies.
Para prevenir los problemas con los pies resulta oportuno que mejore el control de su azúcar en la sangre y deje de fumar, y en paralelo revise sus pies sistemáticamente.

Daño a riñones como consecuencia de la diabetes

También se le denomina nefropatía del diabético y consiste en el daño o enfermedad renal que ocurre en personas con diabetes. El mecanismo del daño renal está vinculado a la afectación de las nefronas que se engruesan y lentamente, con el tiempo, resultan cicatrizadas. Esta nefronas son las pequeñas unidades funcionales del riñón que participan en la filtración de la sangre y ayudan a eliminar los residuos del cuerpo.
La consecuencias de la diabetes conlleva que los mecanismos de filtración se modifiquen dejando pasar una proteína llamada albumina, ocasionando la denominada albuminuria cuando comienza a pasar a la orina, y se puede expresar incluso antes del comienzo de cualquier síntoma.
Sin embargo, el daño renal es más probable si hay un control deficiente de la diabetes y la hipertensión arterial. Se describe un factor hereditario que coadyuva a que se manifieste el daño a los riñones.
Entre los síntomas más frecuentes que presentan las personas que tienen nefropatía grave y prolongada (crónica) pueden encontrarse:
• Fatiga la mayor parte del tiempo
• Sensación de malestar general
• Dolor de cabeza
• Náuseas y vómitos
• Inapetencia
• Hinchazón (edema) de las piernas

Afección de los nervios como una consecuencia de la diabetes

Se llama neuropatía diabética al daño que ocurre a nivel de los nervios del cuerpo humano, determinado por los altos niveles de azúcar en la sangre causados por la diabetes.
Estas lesiones en los nervios, que aparecen en el 50% de los pacientes diabéticos, están determinadas por la disminución del flujo sanguíneo y por los altos niveles de azúcar en la sangre. Su aparición es tardía, y en la mayoría de los casos comienzan 10 a 20 años después del diagnóstico de diabetes. Es una típica consecuencia de la diabetes.
Los síntomas con frecuencia se desarrollan lentamente durante algunos años y dependen de los nervios que estén afectados, pero habitualmente se encuentra dolor, picazón y pérdida de la sensibilidad.

La cetoácidosis diabética es otra consecuencia de la diabetes

Esta complicación ocurre en personas con diabetes cuando el cuerpo no puede utilizar el azúcar (glucosa) como fuente de energía, desviando el metabolismo energético hacia la utilización de la grasa para obtener energía. He ahí que aparecen estos subproductos del metabolismo de las grasas, llamados cetonas, que se acumulan en el cuerpo apareciendo altos niveles de estos en sangre y orina, sobreviniendo la llamada cetoacidosis, que con frecuencia es el primer signo de diabetes tipo 1 en personas que aún no tienen otros síntomas.

También las personas con diabetes tipo 2 pueden desarrollar cetoacidosis, pero es poco frecuente.
Las principales manifestaciones son:
• Aliento a frutas
• Respiración acelerada y profunda c acompañada de dificultad respiratoria
• Dolor abdominal
• Resequedad en la boca y la piel
• Enrojecimiento de la cara
• Náuseas y vómitos
• Disminución del apetito
• Disminución del estado de conciencia
• Sentidos embotados que pueden progresar a un coma
• Fatiga
• Micción frecuente o sed frecuente que dura un día o más
• Dolor de cabeza
• Dolores o rigidez muscular

Otras consecuencias de la diabetes son trastornos gastro-intestinales, problemas sexuales, consecuencias cardio-vasculares, encefalopatía, periodontitis entre otras.

El mejor guardián de tu diabetes eres tú, así que infórmate y recuerda que mantener los niveles de glucosa en sangre en el rango recomendado es tu mejor seguro médico, adiciónale años a tu vida evitando las complicaciones de la diabetes.
.

Speak Your Mind

*