Tratamiento de la diabetes – La Insulina

Te explicaremos en este artículo la función de la insulina en el tratamiento de la diabetes.

¿Por qué la insulina es necesaria para el funcionamiento del organismo?

El organismo tiene múltiples glándulas que producen hormonas que regulan diferentes funciones como el crecimiento, la actividad reproductiva, la obesidad y otra gran diversidad de funciones, entre ellas las funciones metabólicas. Una de estas hormonas es la insulina encargada de que el azúcar consumido con los alimentos penetre dentro de las células para ser utilizado como fuente de energía.
La persona diabética no produce la insulina o no la utiliza adecuadamente, cuando ello sucede la glucosa aumenta su nivel en sangre y en ocasiones no se logra controlar esos niveles altos con la nutrición y el ejercicio. En esos casos es necesario el uso de medicamentos, en algunas ocasiones orales y no se requiere la insulina y en otras es imprescindible la administración de insulina.

¿Cómo saber cuándo se necesita insulina para el tratamiento de la diabetes?

En artículos anteriores hemos enfatizado que todos los tratamientos y medidas de control tienen como objetivo mantener niveles de glucosa en sangre dentro de los límites aceptables. En los casos de la diabetes tipo 1 donde hay una incapacidad del páncreas para producir insulina, el tratamiento se basa en la aplicación de esta hormona de forma regular.
En el caso de la diabetes tipo 2 la dieta y la actividad física son partes esenciales del tratamiento de la diabetes, cuando estos no logran controlar los niveles de glucosa en sangre, la primera alternativa son los medicamentos orales, cuando esta opción no reporta un beneficio en la regulación del azúcar en la sangre, la alternativa es combinarlos con insulina.

Conoce cuales son los tipos de insulina que pueden ser usados para el tratamiento de la diabetes

Siempre el tratamiento con la insulina debe ser determinado por un médico, este es el tipo de medicamentos donde la automedicación puede provocarle serias complicaciones hasta la propia muerte.
Hay diversos nombres comerciales para la insulina, pero ellos agrupan a tipos de insulina diferenciadas por la duración de su efecto y también combinaciones de varios tipos de ellas. Un tipo de insulina es de acción rápida que comienza a ejercer su acción a los 15 minutos de ser administrada y dura entre 3 y 5 horas.
La insulina de acción prolongada comienza a actuar una hora después de administrada y su efecto dura entre 20 y 26 horas. Existen otros tipos de insulina de acción corta e intermedia.
Entre las insulinas combinadas una de las más empleadas es la que asocia una insulina de acción rápida, otra de acción corta y una insulina de acción intermedia.
Hay ocasiones en que se requiere aplicar la insulina varias veces al día. Entre las formas de aplicación hasta ahora desarrolladas son las inyecciones o dispositivos tipo pluma con aguja en la punta.
Hay otras formas como la bomba de insulina, el inyector a chorro de insulina, en el primer caso emplea una aguja fina subcutánea y en el segundo un fino inyector a chorro. Otro sistema es el de la infusión a través de un pequeño tubo justo debajo de la piel.

¿ Cómo debe administrarse la insulina para el tratamiento de la diabetes?

Aunque se desarrollan estudios y hay grandes avances para lograr tabletas de insulina aun están en fase de investigación por lo que hasta ahora la insulina tiene siempre que ser administrada mediante inyecciones debajo de la piel. Los lugares recomendados son la parte superior de los brazos, los muslos tanto el frente como el costado y el abdomen, pero nunca demasiado cerca del ombligo.
Para que su piel no se lesione, ni engrose con las inyecciones repetidas de insulina es aconsejable que vaya alternando las zonas de aplicación de la misma.

zonas

 

¿Cuáles son las posibles complicaciones del uso de la insulina?

Una de las complicaciones cuando se emplea la insulina, es que la glicemia o azúcar en la sangre baje mucho, cuadro conocido como hipoglucemia. Los síntomas de la misma se caracterizan por sudoración, sensación de cansancio, desmayo y palidez. En ocasiones puede llegar a la pérdida de la coordinación muscular, contracciones espasmódicas, sensación de obnubilación, y en ocasiones puede llegar a la pérdida del conocimiento.
Es recomendable que las personas que reciben insulina les expliquen a sus familiares y personas allegadas los síntomas que provocan la caída del azúcar en la sangre, ello puede salvar su vida. Otro buen consejo es que siempre lleve en su bolso algo dulce que rápidamente pueda consumirlo y que contribuya a elevar sus niveles de glucosa en sangre.
Entre los alimentos que tienen carbohidratos o azúcares de rápida absorción se encuentran: los jugos de frutas, las gaseosas no dietéticas, caramelos, comprimidos de glucosa, uvas pasas. Lo recomendado son 15 gramos que en el caso de los jugos y las gaseosas es equivalente a ½ taza, a 2 cucharadas de uvas pasas.
Si en 15 minutos no siente mejoría puede consumir nuevamente otros 15 gramos. Otra alternativa son las inyecciones de glucagón, sobre esto puede solicitar información a su médico.
Su vida es muy valiosa, no la malgaste, use la insulina adecuadamente y no tendrá que lamentarse.

Speak Your Mind

*